Experimentando un intervalo temporal como esta crisis sanitaria, muchas personas ven limitaciones, lastres, impedimentos, desastres, catástrofes, etc., que puede hundir y hunde nuestra ilusión, ganas, entusiasmo, energía, perspectiva, motivación, en fin, nuestra visión para seguir aportando, caminando hacia un lugar donde podamos vivir en calma, estabilidad, paz y desahogo.

En situaciones de incertidumbre, escucha y presta atención

Es preciso, en situaciones de caos, escuchar y atender a elementos que a diario no fijamos en nuestra mente, ¿qué responsabilidad tenemos frente a este gran cambio?, ¿qué situación podemos gestionar para obtener beneficio?, a más detalle, ¿podemos gestionar algo en esta situación?, o ¿somos meros entes que siguen esta corriente desatada hacia lo más profundo? Girando nuestra perspectiva de la realidad, nuestra atención se deposita en el miedo a aquello que nos pueda ocurrir en situaciones que no podamos controlar.

Comúnmente se dice que si puedes, ocúpate y, si no puedes, para que preocuparse. Es muy sencillo decir estar palabras, aunque me gusta resaltar un pero escondido en este mensaje: pero, ¿podemos ocuparnos de lo que si disponemos y de aquello que si podemos gestionar?: nosotros mismos, nuestro interior. Este sistema interno es la estructura que nos facilita una sostenibilidad y una oportunidad de cambio ante un descontrol como el que estamos viviendo. Pudiendo observar una oportunidad de cambio.

No se puede solucionar, solventar, evolucionar de una situación sin cambio, pero no existe cambio sin miedo. Miedo a no poder gestionar una situación, a lo desconocido, a un elemento demasiado grande y pesado. Desde una perspectiva interna, se resume en: no ser capaz de solucionar esta situación, no tener capacidad, por lo tanto no ser una persona capaz.

Reflexiona durante estos días para mejorar y crecer

Ahora hazte preguntas sencillas que seguro podrás responder si escuchas con atención: ¿eres consciente de aquello que te ha traído dónde estás?, si has llegado hasta aquí, ¿qué te impide seguir avanzando utilizando tus mismos medios, tus mismas herramientas?, ¿herramientas internas? Únicamente hay un detalle que bloquea esa visión, optar por como el miedo plantea mi futuro, mi supuesto futuro.

Confiar en aquello que te ha traído hasta aquí, te permitirá responsabilizarte de tu visión del miedo, pudiendo resolver todas aquellas situaciones que primeramente se ven imposibles, cambiando a un prisma de oportunidad, cambio y reinvención.

Darnos un espacio para dirigir y decidir nuestro rumbo atendiendo aquello que se puede gestionar: tus capacidades como persona, tu interior.

Este sitio web utiliza cookies para una mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de dichas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies