Encuentra tu equilibrio: ¿cómo generar ese hábito que buscas y no encuentras?

En la era que vivimos, gracias a la nuevas tendencias que se están creando y desarrollando, las personas quieren implementar hábitos que les conduzcan a un camino de equilibrio, energía, bienestar y, en definitiva, de salud.

Es curioso, cómo desarrollar estos hábitos en nuestro día a día cuesta tanto esfuerzo y sacrificio, ¿no es por y para nosotros?, ¿por y para nuestra salud? ¿Nos importa realmente nuestra salud cuerpo/mente?, ¿son elementos que están separados entre sí?, ¿sólo cuerpo o sólo mente?, o ¿son responsables al mismo tiempo del equilibrio personal?

Un hábito de vida saludable se define como el estado de bienestar físico, mental y social (OMS). Cuando se pretende instaurar un hábito de salud personal y no funciona, se debe a que no estamos atendiendo alguno de esos elementos en el porcentaje que le corresponde. ¿Cuál creéis que olvidamos a mayor escala? Nos alimentamos bien, presentamos un buen ritmo y rutina de actividad física, tenemos vida social, pero algo no encaja. El sentir que seguimos tensos, cansados o irascibles es signo que unos de los tres vértices no se atiende, se ha olvidado: es el vértice mental. Este se expresa gracias a un lenguaje emocional. Lenguaje que no escuchamos o no queremos escuchar, y nos preguntamos: ¿qué me pasa, si lo estoy haciendo todo?, ¿por qué no me funciona el plan que estoy siguiendo? El plan de hábitos que desarrollamos no tiene el efecto deseado si los tres vértices no están alineados entre sí. Ese es el verdadero equilibrio que buscamos al instaurarnos hábitos de vida saludable, conseguir equilibrar nuestras tres áreas de importancia para nuestra salud. Equilibrar nuestro ser que caracteriza a nuestra persona.

En este instante, siempre se me pregunta, ¿y esto como se hace?, ¿cómo atender ese área mental? La pregunta que yo les hago siempre es, ¿qué hacéis por vuestro sistema emocional?, ¿permitís que vuestras emociones tengan su espacio de apertura donde puedan expresarse?

A nivel cerebral, la expresión emocional es lo que podemos llamar una dieta saludable o una resolución adaptativa, ya que integra toda la información emocional de manera adaptativa, tal como dice Shapiro, F. (2013). El procesamiento de esta información te ayuda a entrar en equilibrio, permitiendo que los otros dos vértices (físico y social) entren en equilibrio con tu área emocional/mental.

Un hábito de vida saludable se basa en cuidarte de un modo completo, experimentando una fluidez general y placentera. Por eso, hazte esta pregunta: ¿qué no estoy atendiendo?, ¿qué elemento no me permite estar en el equilibrio que busco? 

MÁS ARTÍCULOS

Conoce las terapias de nuestro psicólogo deportivo en Málaga

Si eres un deportista habitual y alguna vez has sentido que te faltan herramientas para mantener el ritmo de entrenamiento que deseas, necesitas los servicios del psicólogo deportivo Javier García. Te acompañará en tu trayectoria deportiva, y poco a poco comprobarás...

Sendero al Ring: Deporte=Pura emoción

Escribo este artículo como deportista, como persona que lleva años compitiendo y experimentando el significado de ser deportista. Ser deportista es más que afrontar una competición o practicar un deporte en específico, es una forma de vida, y...

Este sitio web utiliza cookies para una mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de dichas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies